Fotografía inmobiliaria “home-made” – 6 tips para hacer fotos de tu casa (2º parte)

Fotografía inmobiliaria

Para ver “Fotografía inmobiliaria “home made” – 6 tips para hacer fotos de tu casa (1º parte) click AQUÍ

4. Elige la hora por la luz. Lo ideal es que hagas las fotografías en el momento que haya más luz natural. Abre puertas y ventanas para que la luz inunde la casa. Además, enciende todas las luces de la casa. Le aportará mayor calidez a las fotos. Las imágenes deben mostrar una vivienda iluminada puesto que dará mayor sensación de amplitud y alegría. Si crees que la iluminación natural es excesiva regula la entrada con las persianas pero nada de bajar al máximo. La oscuridad favorece la depresión y pretendemos todo lo contrario.

Foto imobiliaria

Aunque durante el mediodía es más abundante la luz, puede esperar hasta el inicio del atardecer para tomar en las zonas de exterior algunas fotos adicionales con una luz más anaranjada. A estas zonas (terraza, patio, jardín, etcétera) le puedes hacer una decoración algo mas especial con velas, una mesa puesta preparada para tomar una copa o para cenar, dándole un ambiente romántico y cálido que invite a tu cliente a soñar.

5. Monta la cámara o el móvil y el trípode. Aunque tu pulso sea firme, siempre va a ser más fiable utilizar un trípode. No tienes que gastarte una pasta. Puedes encontrarlo en los bazares orientales por menos de 15 euros y te va a ser muy practico para ésta y otras ocasiones. Fíjate bien en que tenga adaptador para sujetar el móvil si es tu caso porque, de lo contrario, tendrás que buscarlo aparte.

fotografia inmobiliaria

Las imágenes deben ser horizontales generalmente aunque también puedes sacar algunas en vertical. Procura hacerlas con una buena resolución. Siempre podrás reducirla en caso de que algún portal ponga limites.

En cuanto a la altura del trípode, deberás adaptarlo a cada habitación ya que deberás colocar la cámara o el teléfono entre unos 20 centímetros aproximadamente por encima del mueble principal que quede más cercano a la cámara. Así, por ejemplo, en la cocina deberá estar unos 20 centímetros de la encimera y en los dormitorios respecto a la cama. 

5. Luces, cámara… ¡Acción! Una vez lo tienes todo bien estudiado y preparado empieza a sacar fotografías de cada una de las estancias. No te conformes con una sola, toma todas las que puedas haciendo variaciones de la luz y de la decoración. No te dejes ninguna estancia de la casa y si las vistas y los exteriores son atractivos no las dejes atrás.

Foto inmobiliaria

Toma imágenes tanto del conjunto de la habitación como de los detalles que has elegido para la decoración. Éstos últimos son muy útiles para atraer y enamorar al visitante.

Un detalle: deja las puertas y las ventanas abiertas para las fotografías.

Un truco: ¿Sabias que si en las fotos aparecen personas disfrutando del hogar hay más posibilidades de venta? Puedes pedirle el favor a algún amigo o familiar pero recuérdales que deben posar de forma natural y sin mirar a la cámara.

6. Selecciona las imágenes tomadas. Una vez terminada la sesión de fotos, siéntate tranquilamente delante del ordenador y elimina aquellas que hayan salido con poca o demasiada luz, las que estén movidas o les veas cualquier defecto. Selecciona un par de cada habitación desde distintos puntos para que el futuro visitante se haga una idea lo más detallada posible de sus dimensiones y estado.

Foto inmobiliaria

No olvides que cuando la vivienda vaya a recibir visitas debe tener el mismo aspecto que en las fotografías que has publicado puesto que el visitante podría sentirse engañado y pretendemos justo lo contrario: mostrar la mejor cara de nuestra vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *